Si tú eres como yo y la música es parte fundamental de tu vida, habrás sentido la tentación de escuchar música mientras escribes. Mi consejo es que no lo hagas. Antes de que me empiecen a llegar mensajes de haters, quiero dejar claro que esto es cuestión de gustos y, para gustos, los colores. Hay personas que necesitan escribir en absoluto silencio y llegan hasta a ponerse unos cascos aislantes de ruido para ello (recuerdo haber leído un post al respecto en Literautas). También hay gente que adora escribir con ruido de fondo y para ello escriben en la calle, en bares o cafeterías, en la misma sala de su casa en la que están hablando otras personas, o incluso se ponen la radio o la televisión de fondo. Sé de buena tinta que la booktuber Raquel Bookish escucha un tipo de música distinto según el personaje en el que esté trabajando en ese momento (y yo me muero de envidia). Sucede que yo soy fan del silencio. Te explico por qué: Para mí, hay dos fases muy diferenciadas en la escritura (al menos en la narrativa, aunque en la lírica y el ensayo también hay dos fases muy diferenciadas, no sé si serán exactamente iguales o cambiará algo. Yo creo que en esencia son iguales, pero bueno, volvamos a lo nuestro que me voy del tema). Decía que yo considero que hay dos fases principales en proceso de escritura: la creación en sí misma y el perfeccionamiento del texto (llámese corrección, pulido, abrillantado, o como cada uno prefiera). La creación consiste básicamente en ponerse ante el teclado o el papel y empezar a escribir. Sin juzgar, escribir lo que vaya saliendo. Puede ser desarrollando ideas previas o simplemente dejando fluir las ideas (esto, una vez más, depende muchísimo del tipo de escritor que seas). En este momento (seguro que ya lo sabes), es fundamental que no te pares a corregir ni a juzgar lo que acabas de escribir, o saldrás de ese momentum o mood creativo y empezarás a echar pestes de ti mismo y de lo mal que escribes. En esta primera fase, yo nunca escucho música: me he dado cuenta de que me distrae. Cada vez que me la ponía, acababa quitándola para poder pensar con más claridad. Creo que puede influir aquí el hecho de estar (o no) acostumbrado a estudiar o hacer tareas intelectuales con música (yo no lo soporto). No obstante, los tapones para los oídos me molestan bastante, así que tengo que conformarme con un silencio relativo. La segunda parte es el perfeccionamiento del texto. Para mí es la parte más tediosa de todas (y la más laaaaarga, con diferencia), especialmente porque yo misma hago las correcciones importantes de mis textos, dejando que mi correctora se encargue únicamente de las labores de pulido del manuscrito. Aquí sí que suelo escuchar música. Especialmente, conforme más pasadas voy dando al texto, puesto que se va convirtiendo en una tarea más mecánica que creativa o reflexiva. Trataremos en otro post el tema de la corrección, porque da para mucho. En resumen, esa es mi rutina: nada de música para la fase creativa, en la cual tengo la neurona centrada al 100 % en crear. Para la fase de corrección, que es más tediosa y rutinaria, y requiere menos concentración (al menos para mí), sí que me suelo poner música (también funciona como “zanahoria” para animarme a corregir, aunque no me apetezca). También es cierto que intento ponerla más bien bajita y, si puede ser, clásica o muy calmada. Si tiene letra, mejor si no la conozco (porque, si no, parte de mi cerebro la va siguiendo y quiere ponerse a cantarla. ¡Y aquello es un desastre!). Este es un buen momento para oír discos nuevos (o que aún no has oído casi) o listas de canciones aleatorias (de Spotify o de cualquier plataforma similar). Lo que sí que puedo decirte es que, todo esto de poner música o no, tampoco tiene mucha importancia porque, cuando conseguimos meternos de verdad en la escritura, nos olvidamos del mundo (al menos yo). Más de una vez he descubierto que llevaba un buen rato sin oír la música que estaba sonando, de tan concentrada como estaba. Y tú, ¿qué opinas? ¿Música o no música a la hora de escribir (o cualquier otra labor intelectual, como estudiar)? ¿Algún consejo que pueda conseguir que mi cabeza sea capaz de escribir y oír música a la vez?

Share This